Los 6 tropiezos emocionales por lo que pasa un emprendedor. ¿Te sientes reflejado?

En el transcurso del inicio y desarrollo de un negocio, el emprendedor pasará por valles y montañas emocionales que si no se gestionan correctamente pueden avocar al fracaso el mejor de los proyectos empresariales. Por esa razón, te ofrecemos patrones para que puedas gestionar los primordiales tropiezos emocionales.

Miedo: Asume y se realista para asumir y gestionar tus miedos utilizando cambios de planteamiento empresarial destinados a reducir riesgos y pérdidas. Debes de lanzarte a experimentar nuevos retos y asumir los resultados como una enseñanza. También es importante ponerte límites en tiempo y resultados.

Inseguridad: Ser emprendedor significa asumir retos diarios en el que no sabes lo que sucederá. Por esa razón, debes encontrar tus carencias, rodearte de expertos que puedan ayudarte a compartir dudas y márcate unos objetivos alcanzables.

Abatimiento: Debes de motivarte confiando en ti mismo y entender que es el camino que han pasado todos los emprendedores para conseguir su éxito. Debes de tener una visión global y estar atento a todos los cambios que puedan afectar al presente y futuro de tu negocio para tomar decisiones eficientes.

Intranquilidad: Focalízate en el corto plazo para ir conquistando resultados pequeños pero sólidos. Deberás de realizar un listado de objetivos, necesidades, y sobre todo lo que te hace feliz.

Humillación: Debes apasionarte y creer en lo que haces, así como debes también transmitírselo a tus clientes. Rechaza opiniones de personas que no tienen cualidades profesionales para poder hacerlo y por lo tanto no te enseñarán nada. No tengas miedo a defraudar a tu entorno.

Aislamiento: Relaciónate con personas que tienen tu misma situación, vinculándote con asociaciones  o agrupaciones de emprendedores. Aprende a escuchar y respeta el espacio familiar.

Desde la consultora de franquicias FRANQUICIAR MI NEGOCIO animamos a todas aquellas personas que tengan una idea y quieran desarrollarla para vivir profesional y personalmente de ella, que se lancen con cabeza siempre rodeándose de los mejores profesionales que dispongan de la experiencia  para poder ayudarles a mejorar la toma de decisiones y reducir así la incertidumbre.