El modelo de negocio de franquicia está cosechando grandes éxitos entre las medianas y pequeñas empresas, como una forma rápida y segura de expandirse, consiguiendo de esta forma una implantación de marca firme a nivel nacional e internacional.

Las empresas pueden convertirse en cadenas a nivel territorial, mediante una representación más cercana al cliente final, sufriendo menores costes de estructura y manteniendo un control absoluto sobre el resto de franquiciados.

Sin embargo, es prioritario establecer un crecimiento adecuado, progresivo y estructurado de la futura central franquiciadora, que vendrá respaldado por un proyecto de franquicia responsable de fijar la estructura del futuro crecimiento empresarial de la marca.

Nuestro proyecto de franquicia debe de realizarse en base a la experiencia, estructura y resultados obtenidos de la marca, con el fin de crear un modelo de negocio sin coste añadido y perfecto en su ejecución.

Reduciendo la incertidumbre sobre sus franquiciados, mejoraremos y potenciaremos la franquicia, generando confianza en el sector y sus futuros interesados, logrando una expansión equilibrada y ajustada a la central franquiciadora.

Deberemos desarrollar todas las herramientas necesarias para buscar el crecimiento del negocio, que junto a una sólida gestión de los franquiciados nos permitirán acercarnos a los objetivos deseados.

El proyecto de franquicia debe representar un modelo de franquicia que funcione correctamente, y para ello todas las franquicias tendrán que ser un réplica del modelo de negocio inicial con la que comenzó la central franquiciadora. Todos los franquiciados que pertenezcan a la cadena, deberán de disponer de los conocimientos necesarios para gestionar su franquicia y que deberá de dárselo el franquiciador con la finalidad de conseguir los objetivos marcados inicialmente.

Franquiciar un negocio ofrece numerosas ventajas tanto al franquiciador como al franquiciado, pero implica inversiones económicas, deberes y obligaciones que deben ejecutarse desde el primer momento en que se salta a este sector. 

Franquiciar mi negocio es el socio perfecto para que de el salto y convierta su negocio particular en una franquicia de éxito. Hacemos hincapié en conocer las razones, funcionamientos y principios para transformar su negocio en una franquicia. 

La mayoría de las grandes cadenas franquiciadoras dependen de sus franquiciados para lograr sus éxitos. A fin de cuentas, se trata de confiar en una idea y ponerla en práctica. La central franquiciadora deberá de soportar su red de franquicias, mediante la expansión de su idea de negocio y mantener lo pactado en contrato. Por eso, Franquiciar Mi Negocio cuenta con una metodología propia enfocada a obtener el éxito de nuestros franquiciadores.

La consultoría se transforma en un servicio de asesoramiento en franquicia basado en el diagnóstico y análisis de la franquiciabilidad de su negocio, para inmediatamente después definir los parámetros para poder crear una franquicia mediante el desarrollo del proyecto de franquicia.